SUPERMAN VS WONDER WOMAN, de Gerry Conway y José Luis García López

All New Collectors Edition Vol. 7 - 00 - FC-1

Si en esta entrada hablaba sobre uno de los últimos enfrentamientos entre dos de los superhéroes más importantes de la historia del medio, en ésta me referiré al que debe ser, sin duda, uno de los más memorables. Se trata del especial en formato gigante y 72 páginas ALL NEW COLLECTORS' EDITION VOL.7 C-54, de 1978, escrito por Gerry Conway, dibujado por José Luis García López y entintado por Dan Adkins.

Nos encontramos ante un cómic realmente especial, situado en la Segunda Guerra Mundial y escrito siguiendo la estructura más o menos clásica de este tipo de crossovers "estilo Marvel"; sin duda, algún editor de DC había calado el éxito de su competencia y quería traer algo de ese "toque" a sus propios tebeos. Sea como fuere, vemos cómo Superman y Wonder Woman, en principio cada uno por su lado, se van implicando dentro de una trama muy de la época, con espías, villanos superpoderosos y... artefactos nucleares. Diana descubre, nada menos, la existencia del proyecto Manhattan y, siguiendo sus convicciones, trata de destruir el programa nuclear norteamericano antes de que pueda dar lugar a la bomba atómica. Ésta será la causa de su enfrentamiento con Superman, lucha que será detenida para hacer frente a una amenaza más urgente: dos supervillanos, un nazi y un samurai japonés, que tratan de hacerse con un artefacto nuclear.

Más allá de la anécdota argumental del tebeo, resulta llamativa la posición de ambos héroes ante el dilema que la presencia del proyecto de armas nucleares les presenta. Diana adopta una postura de "pacifismo combativo", si me permiten el oxímoron, mientras que a Superman le toca representar el papel conservador, cediendo su confianza -y responsabilidad- al poder político norteamericano. El final del tebeo no deja de ser algo desolador, no tanto por lo que ocurre sino por lo que sabemos que, históricamente, ocurrió con posterioridad.

Dejando de lado dilemas morales y pseudofilosóficos, lo que realmente convierte a este tebeo en una auténtica maravilla es el dibujo de un José Luis García López simplemente inconmensurable, titánico. El tebeo tiene escenas francamente espectaculares, narradas con un despliegue de recursos y una claridad narrativa que cuesta encontrar en otros artistas. Como muestra, un botón: observen atentamente la siguiente escena a doble página.


All New Collectors Edition Vol. 7 - 39 & 40-1

¿Qué me dicen? Una composición de página, en mi humilde opinión, francamente lograda; no es fácil conseguir que la vista se desplace de una manera tan fluida por las viñetas con un efecto tan increíblemente dinámico, pero es lo que tiene García López: compone con una naturalidad impresionante, sin efectismos vanos, con recursos "invisibles" y dejando que la historia se cuente simplemente con las imágenes; lo fácil que parece y lo difícil que esto resulta, como sabrán todos los que alguna vez lo hayan intentado. ¿Textos de apoyo? De moda en la época, había que hacer que el tebeo durara, pero nunca más innecesarios. ¿Perspectivas forzadas? No: variadas, ingeniosas, difíciles, cambiantes, pero nunca rechinantes, siempre con la "cámara" colocada en el lugar preciso para que la imagen sea espectacular pero, sobre todo, para que veamos todo lo que es necesario ver para entender lo que ocurre. ¿Composiciones de páginas uniformes o descolocantes? Ni lo uno ni lo otro: variedad de esquemas inagotable y arriegada, pero siempre dando en el clavo; no importa cuál sea el orden de lectura de las viñetas, ni si desaparecen los bordes de las mismas y los elementos llegan a mezclarse: la lectura siempre es coherente y relajada, siempre sabemos hacia donde mirar y los elementos relevantes consiguen destacarse. Vaya, podría seguir así un buen rato, pero creo que ya se habrán hecho una idea. No me extraña que tantos profesionales del medio profesen su admiración por este increíble artista.

Para terminar: un tebeo que debe ser una pequeña joya para los fans del tebeo de superhéroes clásico, escrito con oficio por Conway, siguiendo convenciones del género que han llegado a ser arquetípicas, y dibujado con maestría por el gran José Luis García López. Será difícil encontrarle un hueco en algún plan editorial en nuestro país, pero soñar es gratis... y cosas más improbables hemos visto ya, así que no perdamos la esperanza.